El objetivo principal del laboratorio es detectar cambios que se producen en el cerebro y en la conducta, bien de una manera o de otra, con los modelos animales o los propios pacientes, para detectar proteínas o receptores que sean susceptibles de producir nuevos medicamentos que ayuden a mejorar los que ya hay. Es un reto muy importante que tenemos. Sería interesante en el futuro poder diseñar algún ensayo clínico orientado para esto y ver si lo mismo que ha sucedido en los animales tiene un efecto positivo en la parte clínica de los sujetos adictos al alcohol y así queremos seguir tratando de averiguar nuevas moléculas que puedan ayudar a la población.

Mª Salud García: “Como laboratorio de investigación traslacional lo que hacemos es transferir los resultados que obtenemos a pacientes que tengan esas mismas patologías. Esto significa que las alteraciones que hemos visto en esos animales, cambios en la expresión génica, los medimos también en muestras de pacientes. Esas muestras pueden ser sanguíneas o del cerebro del paciente una vez fallece. Lo que hacemos es medir cambios en la expresión génica, en las proteínas, en los cerebros o en las muestras sanguíneas, y con eso conseguimos tener mayor información acerca de la implicación de ese gen en la patología que estamos estudiando. Uno de los focos principales que tenemos como laboratorio es la implicación que tiene un sistema, que es el sistema cannabinoide endógeno, en patologías psiquiátricas y en adiciones. Lo que hemos visto es que estos receptores están implicados tanto en la respuesta al estrés, como en ansiedad, en depresión, en adicción al alcohol, en cocaína y nicotina.

Enlace al vídeo de Youtube